Enuresis (El niño que moja la cama)

Este problema se denomina como enuresis, que significa el vaciamiento inapropiado e involuntario de orina en un sujeto que por su edad se supondría que controla sus esfínteres.
Se presenta durante la niñez y en ocasiones, puede persistir hasta llegar a la pubertad. sólo es correcto hablar de enuresis nocturna cuando el niño, despúes de los 7 años de edad, continúa orinándose en la cama.

Se realiza una distinción entre los niños que no han logrado un control de esfínteres y se siguen orinando en la cama (enuresis permanente o primaria) de aquellos que, después de una fase de limpieza donde han logrado el control de esfínteres, han vuelto a orinarse (enuresis secundaria o adquirida).

Orígen:
Este problema puede ser debido a alteraciones de tipo orgánico, sin embargo en la mayoría de las ocasiones se atribuye a la existencia de una relación perturbadora del niño con su medio ambiente. Las alteraciones orgánicas que deben considerarse para el diagnóstico y tratamiento son:
La posible existencia de malformaciones y alteraciones funcionales del aparato urinario.
La posibilidad de infecciones del tracto urinario con o sin patología obstructiva.
La presencia de diabetes mellitus o de diabetes insípida.
Algunos padecimientos neurológicos, tales como la epilepsia, presentan enuresis; tal es el caso de las crisis parciales simples con sintomatología compleja.
Se ha tratado de atribuir los episodios de enuresis a trastornos del sueño, pero a través de estudios poligráficos (registros electroencefalográficos durante el sueño) no presentan un patrón que sea estadísticamente significativo. asimismo, durante el sueño profundo las personas retienen orina, de forma que, incluso cuando la vejiga está llena, solamente se produce una especie de goteo por rebosamiento, mientras que el enurético evacúa la vejiga a pleno chorro, y , además, según se comprueba no lo hace precisamente en el sueño profundo.
Prevalencia:
Es más frecuente en varones que en niñas, de una relación de 3:1. la edad en que se presenta el problema de los 5 años de edad en un 20%, de 10%al cumplir los 10 años y en un 1% puede persistir hasta la adolescencia.
Tratamiento:
El tratamiento deberá adaptarse a las peculiaridades y características de cada caso, por ello es necesario realizar un exámen cuidadoso del área médica y del área psicológica, para determinar el orígen de este problema. Asimismo, es importante pensar que la eliminación del síntoma de enuresis, no constituye por sí mismo la curación de la enfermedad enurética. es por ello que se requiere eliminar la situación conflictiva en que se encuentra la base de dicho síntoma, es decir la relación perturbadora del niño con su ambiente. ya que si no se logra manejarlo a este nivel, el efecto será duradero.
Tratamiento médico, en algunos casos, sirve como coadyuvante en el tratamiento psicológico. los medicamentos empleados son:
Antidepresivos tricíclicos (imipramina), se considera que su efectividad es temporal por lo que se debe descontinuar su uso en un tiempo determinado debido a los efectos secundarios y que su acción tiende a decrementar.
Antidiuréticos (desmopresina),que es un analogo de la vasopresina u hormona antidiuretica que como su nombre lo indica inhibe la produccion de orina, esta presenta menos efectos secundarios.
Estos medicamentos deben ser prescritos por un médico especialista como un pediatra.
Tratamiento psicológico es muy importante ya que se trata de brindarle seguridad y confianza al niño, evitando que se sienta aún más avergonzado y angustiado por mojar la cama, y afecte su autoestima. Los padres juegan un papel muy importante dentro del tratamiento ya que se les orientará para motivar al niño, evitando regaños y castigos, ya que estas actitudes provocarán en el niño un sentimiento de frustración y culpabilidad ante el proceso del tratamiento. Se sugieren utilizar refuerzos positivos, como abrazos o premios, reconociendo su logro. Asimismo se utilizan autoregistros y calendarios donde se indica las noches secas y las mojadas, para llevar un mejor control de este proceso.

Caracteristicas de la existencia de una relación perturbadora del niño con su medio:
Temores y miedos debidos a diversos factores tales como angustia de separación, cambios de casa, o de ciudades, separacion de los padres, muerte de familiares muy cercanos, problemas de adaptación escolar y social, la llegada de un nuevo hermanito, etc.

Deja un comentario