Mentiras y los niños

Mentir es para el niño la posibilidad de adqurir poco a poco la certeza de que su mundo imaginario interno permanece en él. Si bien es cierto desde edades tempranas a los niños les es difícil realizar la distinción entre la realidad y la fantasía , a pesar que perciban del mundo material que le rodea lo verdadero y lo falso.
Se considera que el niño no distingue entre la mentira, el juego y la fantasía en edades tempranas 2-4 años, ya que esto se consolidará hasta los 7 u 8 años de edad donde el niño ya ha adquirido e integrado ciertos valores sociales y morales, en donde la mentira adquiere una dimensión intencional o propositiva.
Se considera que existen diferentes tipos de mentira en cuanto al significado de mentir y de acuerdo a lo esperado en el desarrollo.
Mentira Utilitaria: Es aquella que el niño realiza para obtener un beneficio y evitar un castigo, como asumir una mala conducta o acusar a alguien sobre algo indebido. La actitud de los padres ante la mentira del niño es muy importante, así como de las personas que le rodean, ya que el censurar de forma rigurosa y excesiva, puede reforzar la conducta, por lo que se sugiere se le brinde al niño un ambiente un poco más flexible en cuanto a la credibilidad, ya que de esta forma le brindan al niño la posibilidad de salvar su prestgio y comprender la inutilidad de la mentira.
Mentira Compensatoria: Corresponde a la pretención de una imagen que el pequeño no tiene o cree inalcanzable, inventa atributos a la familia como riqueza, hazañas, fama, etc. Esto puede presentarse antes de los 6 años y estar dentro de los parámetros esperados en el desarrollo.

Si estas conductas persisten es importante acudir con un especialista.

Deja un comentario