Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 en la nutrición infantil

 

Es probable que hayas escuchado acerca de los ácidos grasos omega 3 y 6  y  te preguntes cómo puedes obtenerlos y cuáles son los beneficios en la salud, en especial en la de tu hijo. Las grasas son un componente fundamental de la dieta, algunas de estas grasas corresponden a los ácidos grasos poliinsaturados conocidos también como PUFAs por sus siglas en inglés (poly unsaturated fatty acids). Algunos de estos ácidos grasos deben de ser obtenidos de la dieta ya que no pueden ser sintetizados por el cuerpo y por lo tanto se les llama esenciales.

 

Dos formas principales de estos ácidos grasos esenciales son:

 

El omega 3 y el omega 6,  ambos son componentes de las membranas celulares y precursores de diversas sustancias con funciones muy importantes en el cuerpo.

 

La principal fuente nutricional de los omega 3 es el ácido linolenico y de aquí se pueden derivar 2 sustancias importantes, el EPA y el DHA, ambos juegan un papel importante en el organismo. El DHA contribuye  con un  40% de los ácidos grasos poliinsaturados en el cerebro y  60% en la  retina del ojo. El ácido eicosapentaenoico forma sustancias esenciales en la salud evitando la coagulación de la sangre y evitando procesos  inflamatorios relacionado con diversas enfermedades1.

 

Estos ácidos grasos pueden ser suplementados en la dieta por aceites vegetales o a través del aceite de pescado y extractos de algas, principalmente.

 

 

 

 

Algunas de las funciones importantes de los omega 3 en los niños son:

 

1) Como componente esencial de las neuronas.

2) Aumenta el tiempo de coagulación,  con lo que favorece la circulación de la sangre

3) Forma parte de la secreción grasa de la piel y fomenta un efecto antiinflamatorio

4) Favorece la disminución del colesterol malo

5) Tienen un efecto antiinflamatorio asociado a algunas enfermedades.

 

Algunos problemas comunes en los niños se han asociado con el consumo inadecuado de ácidos grasos omega 3 como la dermatitis atópica, trastorno de atención y problemas de lectura y aprendizaje.

 

Los omega 6 ácidos grasos también son ácidos grasos poliinsaturados. Estos ácidos grasos pueden ser encontrados en las grasas y piel de animales y también pueden ser obtenidos de aceites vegetales.

 

En el caso de los omega 6 se prefiere las fuentes vegetales pero existen también productos que los contienen. El incluir ácidos grasos omega 3 y omega 6 en la dieta favorece un sano desarrollo del niño. Tal es el caso en México de Arla ABC Kids ya que incluye ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, con base a lo recomendado por las guías dietéticas de los Estados Unidos (2015-2020)4. De cualquier forma sugerimos complementar la dieta con otras fuentes naturales  de omega 3 y omega 6 a través de nueces, aceite de linaza, aceite de soya, vegetales de hoja verde y pescado.

 

En los niños es fundamental proporcionar en la dieta estas sustancias ya que sus requerimientos son mayores durante el crecimiento2.

 

Tengamos en cuenta que el cerebro está compuesto principalmente por grasas, razón por la que los ácidos grasos son necesarios para el desarrollo saludable del sistema nervioso, de ahí su importancia. Además tienen funciones en el crecimiento y desarrollo así como la conducción nerviosa.

 

Algunas formas de ácidos grasos omega 3 y 6 se encuentran como componente de la leche materna y son esenciales en la nutrición infantil, razón por la que deben de ser suplementados en la dieta para poder cubrir los requerimientos diarios y evitar carencias que pudieran tener consecuencias por ejemplo sobre el desarrollo del sistema nervioso.

 

 

En resumen:

  • Los omega 3 y 6 no pueden ser sintetizados y deben obtenerse de la dieta, ya sea con productos que cumplan con estas carácteristicas o de manera natural
  • Del Omega 3 y 6 derivan el DHA y el ARA
  • Tiene importantes funciones en el organismo
  • Son importantes en el desarrollo cerebral y visual de los niños
  • Es importante un consumo regular de estos ácidos grasos

Deja un comentario