Prebióticos y probióticos


Actualmente, la flora bacteriana ha adquirido relevancia en el origen de diversos procesos de salud y enfermedad, el mantener esta flora bacteriana o microbiota saludable es una prioridad para mantener la salud de la persona.

  • ¿Que es la flora bacteriana?

En nuestro cuerpo viven una gran cantidad de bacterias que participan en diversos procesos del cuerpo y viven en diversas partes como la piel, vía aérea superior e intestino donde la encontramos en un número elevado y ayuda a la absorción de nutrientes y mantienen a raya bacterias potencialmente dañinas para el cuerpo.

Las bacterias que generalmente se consideran benéficas para el tracto digestivo son lactobacilos, bifidobacterias, eubacteria y algunos streptococos, enterococos y bacteroides.

El uso de antibióticos suele alterar esta microbiota lo que conlleva al desarrollo de enfermedades, el uso de probióticos o prebióticos para restaurar esta flora es algo que mejora la salud y favorece el desarrollo de una microbiota saludable.

 

  • Probióticos y prebióticos:

Estos términos tan parecidos se utilizan para definir cuestiones diferentes, los prebióticos se refieren a sustancias que se agregan a los alimentos, generalmente azúcares no absorbibles (fibra)  que pasa intacta al tubo digestivo grueso y que favorece el desarrollo de una flora bacteriana saludable, mientras que los probióticos incorporan cepas de microorganismos vivos que pueden llegar a través del tracto digestivo hasta el intestino grueso y que pasan a formar parte de la microbiota intestinal, generalmente nos referimos a bacterias denominadas lactobacilos.

 

  • La importancia de los prebióticos:

Los prebióticos generalmente son carbohidratos no absorbibles y que forman parte de la fibra dietética que consumimos.

Estos problóticos pueden ser obtenidos en las fórmulas principalmente como fructooligosacáridos (FOS) o Galacto oligosacáridos (GOS). Estos atraviesan intactos el tracto digestivo por lo que favorecen el volumen y consistencia suave de las evacuaciones y evitan el estreñimiento, una vez en el intestino grueso pueden ser metabolizados por las bacterias donde producen sustancias que ejercen sus efectos favorables sobre la flora, haciendo que predomine una flora favorable.

Estas sustancias también se asocian a otros efectos benéficos como una mejor absorción de minerales como calcio, magnesio, hierro y zinc, disminuyen los niveles de grasas (lípidos) en sangre, disminuyen la incidencia de cáncer de colon y mejoran la función del sistema inmune. 

 

Hoy en día contamos en el mercado con diversas leches y fórmulas lácteas que contienen pre o probióticos que ayudan a restaurar o mantener esta microbiota intestinal ayudando a preservar la salud del tubo digestivo y del cuerpo en general.

 

Deja un comentario