¿Es bueno comer fruta?

Si esta fuera la pregunta, la respuesta es claramente si, ya que las frutas proporcionan vitaminas y minerales necesarios para una dieta completa.

Pero ¿comer una mayor cantidad de fruta es más saludable?, la respuesta es depende o probablemente no. La fruta contribuye con azúcares principalmente glucosa y fructosa, esta última produce alteraciones en el metabolismo cuando es consumida en gran cantidad y por ello puede causar problemas a la persona que la consume.
La cantidad de otros macronutrientes es baja y lo único que suelen  proporcionar es carbohidratos y fibra.

Anteriormente comer frutas era una cuestión de temporada pero ahora en países como el nuestro contamos con fruta fresca y variada durante todo el año y en cantidades generalmente abundantes, lo que fácilmente puede llevar a un consumo excesivo sobre todo porque se considera un alimento saludable.

Los jugos
Quizá una de las formas menos recomendables y mas populares de comer fruta es como jugos, ya que concentras los azúcares y disminuyes de forma importante la fibra que disminuye la absorción del azúcar, además requieres un mayor número de fruta para preparar un vaso de jugo, lo cual aumenta el aporte calórico y la cantidad de azúcar pero no ofrece ningún valor nutricional agregado.

La fructosa
La fructosa es el azúcar principal de las frutas y su consumo deriva en un metabolismo anormal que aumenta el acúmulo de grasa corporal, hipertensión arterial, resistencia a la insulina, aumento del ácido úrico, triglicéridos y desarrollo de hígado graso. Este mecanismo es utilizado por algunas especies animales para prepararse para la hibernación o largas migraciones  o cómo un mecanismo de supervivencia que permite acumular grasa y calorías que permiten un ayuno prolongado, donde se consume la grasa acumulada.

Obviamente este mecanismo en el ser humano puede favorecer el desarrollo de sobrepeso y obesidad y el desarrollo de síndrome metabólico, por ello el consumo de frutas  en exceso y sobre todo el consumo de fructosa en bebidas azucaradas y productos procesados pueden desencadenar estos cambios.

Frutas y dieta:
Existe la creencia de que las frutas son bajas en calorías y suelen formar parte de diversas dietas para bajar de peso, por lo que fácilmente pueden ser consumidas en exceso. Además suelen acompañarse de otros alimentos como crema, yogurt, cereales y granola, queso cottage, miel, etc. lo cual aumenta el contenido calórico y los hace menos adecuados para una dieta de reducción calórica. Ten en cuenta siempre la cantidad y el tipo de frutas que consumes.

Recomendaciones:

  1. Consume fruta como parte de tu dieta
  2. Consume siempre que se pueda fruta fresca entera, evita alimentos procesados.
  3. Evita consumir los jugos de fruta, más aún las bebidas procesadas de fruta.
  4. Si quieres bajar de peso evita el exceso en el consumo de frutas y elige aquellas con menor contenido de azúcar y fructosa.

Deja un comentario